La crisis de la deuda marca la presidencia de la UE que asume Hungría