El debate a cinco deja claro que los pactos tendrán que ser con fórceps