Iglesias y Rajoy, antagónicos e irónicos en el debate de investidura