La decisión de Zapatero clarifica