Las declaraciones de Catalá sobre el juez de la Manada son "un ataque directo a la independencia judicial"