Las armas decomisadas a un guatemalteco fueron compradas a la esposa de un jefe militar