La defensa del inspector Ballesteros aporta como prueba el pantalón que vestía el día del soplo