El déficit de 2015 superó en un punto a lo previsto por Bruselas