Los delitos que se imputan a la infanta Cristina suponen 11 años de cárcel