La demanda contra el rey Juan Carlos se archivó porque era "falsa, frívola y torticera"