Ambiente distendido y risas en el Consejo de Ministros extraordinario