Los derechos humanos vuelven a enfrentar a Washington y Pekín