Las instituciones del Estado y los partidos políticos se conjuran contra el 1-O