Una descafeinada segunda vuelta de comicios en Egipto, sin apenas oposición