Se despeja el camino a la posible reelección de Ortega, pese al rechazo de población