El despliegue de la Guardia Nacional no sorprende ni ahuyenta a indocumentados