El detenido en la Sagrada Familia llevaba la munición por un descuido