Los detenidos en el golpe al yihadismo llevado a cabo por los Mossos querían atentar