Los detractores del modelo autonómico se reducen a mínimos históricos