El Gobierno lanza un balón de oxígeno a la Generalitat, asfixiada por las deudas