Una Diada con las fuerzas independentistas divididas