Junqueras recrimina que el Gobierno central nunca haya querido dialogar con Cataluña