Ayuso sabe que el apoyo de Vox no es un "cheque en blanco" y resalta los puntos de encuentro frente a sus diferencias