Díaz Ayuso justifica su polémico comentario sobre la quema de capillas como “un argumento retórico llevado al extremo”