La cena no lima las diferencias en el G-20, pero se mantiene la voluntad de acuerdo