La dimisión de Errejón deja en evidencia la crisis de Podemos