Dimisionados de la CUP creen que el partido no es "garantía" del proceso soberanista