Las críticas de los diputados españoles ensombrecen en el Parlamento Europeo el balance de Zapatero