El ex director de Promoción Turística balear queda en libertad y deberá personarse cada quince días ante el juzgado