El primer primer discurso de Felipe V fue en 1981 en Asturias y habló de los premios que llevaban su nombre