Los escenarios del horror de ETA, hoy