Los dolores que le esperan a Sánchez con los que el Rey ya ha bromeado en su toma de posesión