El efusivo beso de Iglesias y Domènech se convierte en la imagen de la jornada