Las elecciones al Senado, prueba de fuego para el joven Gobierno de Kan