El PSOE, dividido por la debacle andaluza