El tablero en Cataluña, con consecuencias inciertas en España