Benizar, el pueblo indignado que no vota en las elecciones generales