Las elecciones municipales suponen la primera prueba para el partido del amigo del Rey