Las elecciones reavivan la crisis, ponen a Morales en huelga y al Congreso en apuros