Se complican los pactos en Valencia