Comienza la negociación tras el 24M y surgen las primeras líneas rojas