Albert Rivera tiende la mano y apuesta por el diálogo