Los partidos tampoco se ponen de acuerdo para reducir el gasto de la campaña electoral