La emperatriz japonesa Michiko sufre una dolencia ocular