Un empleado de Bankia reconoce en un caso de subordinadas que ni él mismo sabía lo que contrataba la cliente