La empresa contratada por el PP retira los carteles del 22-M colgados y asume el error