Los empresarios catalanes no pensaban que el independentismo iba en serio