Los afectados gallegos por las preferentes mantienen sus encierros