Una encuesta revela que Mujica gana popularidad pero su gestión pierde aprobación