Las encuestas arrojan un parlamento fragmentado en el que los pactos serán inevitables